miércoles, 26 de enero de 2011

Mi papá, el marxismo y el amor


Dice mi papá:

"Los pobres no tienen que casarse. Si se casan, se casan para sufrir y traer al mundo más pobres para que sufran. Y, a su vez, esos nuevos pobres, van a casarse con otros pobres para hacer más pobres para que sigan sufriendo."


13 comentarios:

  1. No hace falta que los pobres se casen para que los pobres se reproduzcan.
    El perverso sistema que mal-distribuye la riqueza en nuestro nuestro bendito/maldito mundo se ha encargado de esa proliferación, sin importar el estado civil.

    Un abrazo

    SIL

    ResponderEliminar
  2. No sé, hay gente que no está tan mal que desciende de pobres. Eso depende de la movilidad social que posibiliten las políticas de gobierno.

    ¡Besos, amiga retornada!

    ResponderEliminar
  3. Estás hablando de pobreza de bolsillo Vivi o de pobreza de miradas proyectivas????????

    Violeta M. Uría

    Hola Vivi!

    ResponderEliminar
  4. menos mal que ya murio pensador tan brillante.
    A principio del siglo XX se tenía hijos por que la
    sociedad era eminentemente rural y cada hijo son dos brazos.
    PD: Marx provenía de familia rica?, solo los ricos podían tener hijos?

    ResponderEliminar
  5. che javier, mirá que marx no dijo eso, eh (y era de clase media)

    ResponderEliminar
  6. Solamente intenté hacer una asociación irónica con la opinión de mi papá y la estructura de clases sociales.

    ResponderEliminar
  7. excelente y poderosa fotografía

    ResponderEliminar
  8. Gracias a un mexicano llamado Luis Miramontes, que paradojicamente tuvo diez hijos, ahora es posible tener sexo sin procrear, gracias a la píldora anticonceptiva inventada por él.
    Sin embargo, el sexo no es la única manifestación del amor. Marx amaba profundamente a la humanidad, no sólo a la clase obrera. El señalar el caracter explotador de la burguesía era una denuncia de la falta de amor de esta hacia el proletariado. Sólo mediante el profundo amor y entrega puede explicarse una vida de lucha y de sacrificio como el ese ser humano tan entrañable que fue Marx.

    ResponderEliminar
  9. El Che amaba tanto a los hombres que dió su vida por ellos, el sacrificio y el amor al prójimo no son patrimonio exclusivo de las religiones. Luchar por acabar con el este régimen de explotación capitalista es también un acto de amor.

    Ama. Lucha . Estudia y Trabaja.

    ResponderEliminar
  10. No importa tanto la cuna en la que se nace, sino la causa a la que se sirve, hay tanto hijo de pobre que se empeña en mantener las condiciones de miseria de sus congéneres y tanto hijo de rico preocupado por construir un mundo más justo, que dificilmente puede uno establecer las proporciones.

    ResponderEliminar
  11. No hay miseria peor que ser propietario de una enorme riqueza material fabricada con la sangre, el sudor y las lágrimas de los trabajadores que la han creado.

    Si la ropa que usas es lujosa a costa de la desnudez del otro, si tu gula es posible gracias al hambre de tus hermanos, entonces te has ganado el derecho a ser expropiado de tus excesos para satisfacer las necesidades de los que ahora carecen de lo indispensable.

    ResponderEliminar
  12. Ya que parece haber ciertos susceptibles allegados repentinamente, voy a expedirme lo más brevemente posible.
    Primero, el chiste puede ser malo pero si lo explico es peor.
    Segundo, me molesta la gente que hace religión a partir de las ciencias (en este caso, a partir de la sociología). No es cuestión de fe, ni cariño, ni afinidad. No creo en Marx ni en el Che (por más simpáticos que me caigan) porque no son profetas, no existen los profetas. Si quieren debatir sobre el pensamiento marxista, les presto el espacio pero me parece mucho más apropiado un foro idóneo al respecto.
    Tercero, si de clases sociales hablamos, mi papá es proletario, yo soy proletaria y quisiera creer en la movilidad de las clases sociales. La experiencia de mi papá a sus casi 70 años, es otra. Yo lo escucho para aprender y eso no significa resignar la lucha sino todo lo contrario.
    Saludos a los amigos de siempre y bienvenidos los recién llegados a la ocasión.

    ResponderEliminar